domingo, 11 de diciembre de 2011

El fútbol tiene presencia literaria



Que a los hombres les gusta el fútbol, no hay quien lo niegue. Tienen sus clubes preferidos y hasta sus jugadores preferidos, por no decir que se saben todas las jugadas de memoria.
Suelen mirar partidos en vivo, luego los goles y en caso de no haber ninguna transmisión en directo pueden recurrir al cable que les pasa partidos vaya uno a saber de donde.
Pero no importa, la cuestión es ver la pelota rodar, gritar un par de goles, sufrir por el gol que no fue y la indiferencia del arbitro que le dio tiro libre para el otro equipo.
Por eso, para esta ocasión, hemos seleccionado tres libros que resultan ideales para regalar a todo caballero que desee estar siempre cerca de una cancha de fútbol

                                                                                     Nilda Gallegos Nelson




MESSI   de   Leonardo Faccio

Un chico tímido, pequeño y de apariencia frágil, que se ha convertido en la joya más valiosa del mayor espectáculo planetario.

CONTRATAPA

En la historia del fútbol mundial, son sólo cuatro los jugadores que se codean allá arriba, en el escalón más alto del podio: Pelé, Di Stéfano, Cruyff y Maradona. Pero desde hace cuatro años, un tercer argentino, Lionel Messi (Rosario, clase 87), llama con insistencia a la puerta de ese restringido club y sus exhibiciones cada semana lo confirman hoy como el amo indiscutido de la pelota. Una estrella de esta dimensión merece más que la habitual biografía con forma de estampita o un panfleto morboso. En la mejor tradición del periodismo narrativo, el que nace con Gay Talese, Tom Wolfe o Norman Mailer, Leonardo Faccio ha dibujado un fascinante perfil en tres tiempos del futbolista del siglo, ese que con apenas veinticuatro años ha roto todos los récords. Un chico tímido, pequeño y de apariencia frágil, que se ha convertido en la joya más valiosa del mayor espectáculo planetario. Messi captura en toda su complejidad eso que Leo hace, que parece fácil pero es dificilísimo. Pasen, lean, maravíllense.




ACADEMIA, CARAJO!  De Alejandro Wall

 “Vale la pena conocer las sorprendentes historias que aquí se relatan”.


CONTRATAPA

Esta sólida crónica sobre "el Racing campeón del Apertura 2001, después de treinta y cinco años" registra meticulosamente los acontecimientos sociales y políticos que conmovían al país y que estuvieron a punto de arruinar la singular conquista. Pero, al mismo tiempo, incluye detalles desconocidos de las entidades vinculadas al fútbol, poniendo en evidencia la cercanía de los intereses del mundo del fútbol con la política y los poderes en general. En este sentido el libro contiene la enorme e inusual virtud (casi antiargentina) de estar identificado con una pasión futbolera pero sin enceguecerse, de contar los hechos sin creerse dueño de la verdad absoluta. Vale la pena conocer las sorprendentes historias que aquí se relatan. Carlos Ulanovsky





SER DE RIVER  de Andres Burgos

Un libro que combina, como pocos, brillo y emoción, información dura y análisis sobre las causas que llevaron a River al descenso.


CONTRATAPA

"Es hora de la B. Fue toda una experiencia vivir con miedo. Ser esclavo. Ver algo que no creía que fuera posible. Ver el dolor en cientos de ojos. Seguir a River en treinta y ocho partidos de los cuarenta de la temporada en que descendió fue un aprendizaje. Me dolió horrores, pero a costa del mejor premio: quiero a River más que nunca." El autor de este libro es periodista deportivo e hincha de River. Hincha-hincha, de los que van a la cancha, de los que sufren, de los que ven que el mundo se va por el inodoro cada vez que su equipo pierde. En la temporada 2010-2011 se propuso estar más cerca de River que nunca, porque sintió que ambos (él y el equipo) lo necesitaban. Así lo hizo, y de ese fuego purificador de la temporada en la que River descendió, Andrés Burgo regresa con un libro que combina como pocos brillo y emoción, información dura y análisis sobre las causas que llevaron al club al lugar en el que está (la pelea Passarella-Grondona y las administraciones de Aguilar e Israel), con pensamientos y sentimientos acerca de su condición de hincha irredento, devoto y sentimental, que hoy, con el equipo peleando para volver a la A, se siente más gallina que antes. Al igual que los millones que siguieron alentando pese al desastre.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada